Identificación

Kepa Matilla (Psicoanalista - Psicólogo clínico) y Ana Lucas (Psicoanalista - Psicóloga)

jueves, 16 de junio de 2016

La protesta viril es unisex XVI CONVERSACIÓN CLÍNICA DEL ICF-E. 5 y 6 de maro en Barcelona

El término “protesta viril o masculina” fue introducido por Alfred Adler en el artículo “El hermafroditismo psíquico en la vida y en la neurosis” presentado en el Congreso de Nurembreg de 1910. El hombre “sobrecompensa” su “sentimiento de inferioridad”, que está referido a la “inferioridad de un órgano”, -y sirve cualquiera para ello-, con reacciones desordenadas que serían los síntomas neuróticos y psicóticos. Freud cuestionó esta posición con respecto al psicoanálisis que derivó en lo que Adler construyó como psicología individual. En diferentes textos hace referencia a este tema para mostrar la desviación y resistencia de Adler hacia el psicoanálisis. Subraya que incluso alguien cercano no está inmunizado frente a la resistencia, y que esta no era patrimonio exclusivo de los que en nombre de la ciencia criticaban y denostaban su descubrimiento. Nos detendremos fundamentalmente en dos textos donde Freud aborda el tema: “La historia del movimiento psicoanalítico” de 1914 y “Análisis Terminable e Interminable” de 1934. En su texto sobre la historia del movimiento psicoanalítico, ajusta cuentas sobre todo con Adler y Jung, y pone a cielo abierto las desviaciones de ambos con respecto al psicoanálisis. La protesta viril, “invención” adleriana, le sirve a Freud para interpretar la posición de Adler con respecto a él(1) y mostrar como en el uso que hace de este concepto se distancia de los principios psicoanalíticos. Con respecto a “La protesta viril” referida a la visión del coito parental, que lleva a una identificación con el padre y un rechazo a la identificación con la madre, Freud hará hincapié que lo que inconscientemente tendrá más peso para el paciente es el rechazo de la identificación a la posición de la mujer en el coito, que se compensa por una ostentación “yoica” de la virilidad con respecto al otro hombre; desmarcándose de la preponderancia que Adler da al yo con respecto al inconsciente. A Adler esta noción le sirve de comodín para explicar cualquier cosa, la represión, los contenidos inconscientes, y ni si quiera tiene en cuenta las diferencias entre patologías(2). Freud mostrará el olvido en la clínica de los efectos de la pulsión de muerte, así como el anudamiento de Eros y Tánatos que marcan la vida de cada sujeto. Ya en los últimos años de su vida(3) se valdrá de este tema para volver a mostrar la importancia en la experiencia analítica de la diferencia de los sexos. El escollo a la hora de abordar el fin de un psicoanálisis Freud lo refiere a estos dos temas, en la mujer, la envidia del pene (aspiración positiva a poseer un órgano genital masculino), y en el varón la lucha contra su actitud pasiva o femenina frente a otro varón. Freud, tomará la protesta viril y su equivalente en la mujer “la envidia del pene” como dos formas de “repudio de la feminidad”(4). En 1934, frente a este repudio de lo femenino no es muy optimista, y plantea que se trata de una roca que dificulta la resolución de estos complejos. Frente a la dificultad para domeñar este factor en el tratamiento analítico, nos invita a consolarnos con haber dado la posibilidad al analizante de modificar su actitud hacía este rechazo hacía lo femenino. La roca se transforma pues en desierto, lugar sin caminos trazados, en el que cada cual se orienta según se autoriza. Este repudio de la feminidad es lo que Lacan desplegará en su Seminario Aún, cuando nos habla del amor, del alma y del fantasma. Y al “almor”, amar con el alma, con el fantasma, lo nombra con el neologismo hommosexual. En este neologismo se aúnan el hombre, lo mismo y lo sexual(5). Y además nos asegura que esto no es patrimonio de los hombres sino que también las mujeres pueden amar desde esta misma posición. Lo unisex, que señalamos en el tema de nuestra conversación sería esta característica del fantasma que conlleva este rechazo a lo femenino tanto para ellos como para ellas. Es por ahí por donde avanza Lacan, con la constatación de que el mojón del falo, si bien marca la frontera, no es el límite, y que más allá se encuentra una nueva clínica, que halla su razón en la singularidad, en la contingencia y en la creación. Singularidad del sinthome, contingencia del amor y creación de un escabel que dé soporte al des-ser propio del deseo. Este es el campo clínico de nuestro tiempo, desamarrado del imperio del padre, pero no sin la presencia de la significación fálica. La clínica nos enseña de qué manera, para el hombre, en general, la posesión de un órgano resulta una carga que le lleva a inventar metáforas fantasmáticas (véanse las ratas del paciente de Freud), rituales inconvenientes o delirios consumados. Para la mujer, poner la libido en un órgano es más difícil, pero no imposible. De su lado vemos surgir, no sólo las corporizaciones clásicas del falo en la histeria, sino también esas teorías de variados feminismos donde el reclamo de un favor para lo unisex puede interpretarse como un desconocimiento de la diferencia sexual como tal. Como señala Jacques-Alain Miller en su curso El ser y el Uno, Lacan tiene la idea de que se puede destituir al sujeto de su fantasma fálico, y que se le puede hacer decir sí a la feminidad: “Se le puede hacer renunciar a ese rechazo a la feminidad que afecta al ser hablante, y no simplemente al hombre”(6). Señala también cómo la significación fálica es un asunto de creencia; y que como tal creencia tiene un sesgo segregativo, a partir de la suposición de un mundo único, soporte de un Ser con mayúscula. En nuestra XVI Conversación Clínica en Barcelona, tendremos la oportunidad de poner al día este importante tema que afecta de manera crucial a la experiencia psicoanalítica desde los inicios del psicoanálisis y al cual la enseñanza de Jacques Lacan y la orientación de Jacques-Alain Miller han dado otro horizonte. Por Mercedes de Francisco y Antonio Vicens Notas: • (1) “¿Cree usted, acaso, que es un gran placer para mí permanecer toda mi vida bajo su sombra?” Adler. FREUD, S. Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico (1914). O. C. Amorrortu, vol. XIV • (2) FREUD, S. Conferencia 25 “La angustia” (1917), O. C. Amorrortu, vol. XVI • (3) FREUD, S. Análisis Terminable e Interminable 1937). O.C. Amorrortu, vol. XXIII • (4) ibídem • (5) LACAN, J. Seminario XX. Aún. Paidós. Buenos Aires (6) MILLER, J-A. El ser y el Uno. Clase del 9.2.2011. Inédito

El psicoanálisis es más necesario que nunca | Slavoj Žižek


Entrevista realizada por Manuel Asensi.


“Hoy los teóricos fingen que les gusta Hegel, cuando en realidad disfrutan en secreto con la cultura popular. Yo gozo con Hegel y la alta cultura, pero finjo que disfruto con la cultura popular. De hecho soy un intelectual tradicional” 

“El problema es que Derrida y sus seguidores no han entendido algo que Trotsky tenía muy claro, y es que la revolución no significa felicidad. Debemos fijarnos en lo que está ahí presente, actuar más sobre lo que hay y tenemos”

Manuel Asensi: ¿Cómo escribe usted? A veces tengo la impresión de que utiliza una técnica de escritura surrealista en la que se deja llevar por una especie de torrente de ideas que le invade.

Slavoj Žižek: No, no, lo hago casi de la manera opuesta a como usted lo describe, escribo fragmentos y después los reúno en una especie de montaje. Nunca escribo según esa técnica surrealista, las ideas vienen separadas, cada una por su lado, y en un cierto momento trato de combinarlas formando un todo coherente. Utilizo una extraña estrategia para engañarme: en primer lugar me digo a mí mismo que sólo estoy elaborando ideas sin ningún tipo de articulación, me convenzo de que eso no es escribir todavía, y después, en un cierto punto, monto una especie de collage con todas esas ideas. Trato siempre de evitar la escritura automática, nunca escribo directamente. Creo que a mucha gente le gustaría saber cómo organiza su vida diaria para poder desarrollar tantas actividades: escribir muchos libros, conocer casi todas las obras de filosofía, de psicoanálisis, de religión, de política, leer una enorme cantidad de novelas de diferentes registros, ver casi todos los filmes, óperas, pensar, establecer analogías, viajar de manera constante. Por muy descabellado que pueda parecer, tengo que estar muy agradecido al antiguo régimen comunista de mi país. Cuando acabé mis estudios de posgrado en 1973, recuerdo que era la última oleada represiva del comunismo en la ex Yugoslavia, me dijeron que aunque me apreciaban, no era lo suficientemente marxista como para estar en contacto con los estudiantes, que era incluso peligroso, y por eso me relegaron al Instituto de Investigación, donde podría desarrollar mi trabajo pero en completo aislamiento. Mi eterna gratitud al régimen comunista de mi país. Ese aislamiento al que me sometieron es lo que me ha permitido establecer contactos con el extranjero, Francia, EE.UU., Ernesto Laclau, los lacanianos de París, etcétera. Y a partir de esto se desarrolló todo, es un trabajo maravilloso, sin ninguna regulación. Por otra parte, mi manera de organizarme debe mucho a las nuevas tecnologías, voy con mi ordenador PC portátil a todas partes, escribo en cualquier lugar, en cuanto acabo de leer un libro meto lo antes posible todas las ideas que me sugiere en el ordenador, y después el libro desaparece de mi estantería, no trabajo a la manera de los viejos científicos con los libros desparramados por todas partes. Todo está en mi ordenador.
Puedo confesar públicamente otro detalle cínico en cuanto a la gran cantidad de películas que veo, etcétera, sobre todo porque es un secreto a voces: seamos serios, hay muchas películas que no he visto. Tengo, por ejemplo, un ensayo sobre “Rompiendo las olas”, de Lars von Trier, que, en realidad, nunca he visto: es demasiado aburrida, lo intenté durante diez minutos, pero no pude. Mantengo una actitud hegeliana, cuando tengo una idea a propósito de un filme, me da reparo volver a verlo por si perturba esa idea que he tenido. Lo único que me apasiona es la ópera, es mi único gran amor, la música clásica en general. La paradoja es que hoy los teóricos fingen que les gusta Hegel, cuando en realidad disfrutan en secreto con la cultura popular. En mi caso, es al revés, yo gozo con Hegel y la alta cultura, pero finjo que disfruto con la cultura popular. La gente piensa que Hollywood me fascina, cuando yo estoy cansado de él; de hecho, llevo en secreto que soy un intelectual tradicional. Mire, me voy a casar en Argentina (se trata de un gran amor, compré este anillo hace tres días, estoy aprendiendo a leer español, es para mí un placer leerlo) y estoy descubriendo fascinado ese país, no tanto su historia literaria como su historia política e ideológica, Facundo, Echevarría, Sarmiento, Rosas, a quien habría que redescubrir. También me gustaría escribir estudios musicológicos, en el sentido adorniano, pero desgraciadamente no estoy suficientemente preparado. Ésta es mi gran frustración. Todo el mundo tiene sus propias limitaciones.
Podríamos describir la percepción habitual del psicoanálisis de la siguiente manera: imagine a alguien que advierte que su sexualidad está reprimida, e inmediatamente desea tener relaciones sexuales liberadoras. Sin embargo, dado que ha interiorizado las instancias del superego, las prohibiciones sociales, no puede gozar de manera libre y espontánea de sus relaciones. En consecuencia, acude al psicoanalista pensando que el psicoanálisis debería ayudarle en este punto para hacerle más libres, para que sea capaz de superar esas prohibiciones sociales y gozar del sexo, etcétera. Es ésta una manera equivocada de concebir la función de la terapia psicoanalítica, porque es justamente lo contrario, no nos sentimos culpables porque las prohibiciones sociales nos impidan gozar, sino por todo lo contrario, por no ser capaces de seguir la ley del superego que lanza sobre nosotros el imperativo de gozar. Por muy paradójico que pueda parecer, la verdadera función del psicoanálisis, lejos de ser la de permitirnos gozar, es la de no permitirnos hacerlo. Quizá es el único gran discurso cuyo principal mensaje para el sujeto es “no debes disfrutar”, el único gran discurso que te permite no gozar. En este sentido, te concede una libertad total en contra de todas esas propuestas sobre el goce. Por otra parte, el resultado de esta actitud totalmente permisiva de las sociedades occidentales es que nuestras vidas están más reguladas que nunca. Qué desesperación en la gente para conseguir gozar, no a la grasa, sí al jogging, no al acoso sexual, la vida ya no puede estar más regulada. Lacan lo expresó muy bien cuando cambió la fórmula de Dostoievsky según la cual si Dios ha muerto todo está permitido por esta otra: si Dios ha muerto, todo está prohibido. Nos encontramos ante el fundamentalismo de la liberación. Creo que el psicoanálisis es hoy más necesario que nunca.

MA: En alguna entrevista anterior ha dicho que para usted el sexo no es un placer, sino una responsabilidad, un acto de autocontrol. ¿Por qué es así?

SŽ: En primer lugar opongo, en un sentido lacaniano, el placer al goce, por supuesto cierta clase de placer. Hoy estamos ante una presión social que nos impone unos comportamientos sexuales, tengo la responsabilidad de hacer gozar a mi compañera, por ejemplo, y si lo hago me siento relajado. El acto sexual se presenta como una responsabilidad. Como dice Lacan, lo que se opone al placer no es la responsabilidad sino el goce, en el sentido de exceso traumático de placer. Por poner un ejemplo ingenuo: imagine que usted vive una vida tranquila, una vida familiar placentera, con sus amistades, sus costumbres, etcétera. En ese caso, la llegada del amor representa una catástrofe, supone, por decirlo con san Pablo o Carl Smith, la irrupción de un “estado de emergencia”.
No es extraño que, por ejemplo, haya aparecido en EE.UU. una gran cantidad de libros contra el amor. Ahí tiene el caso del título del último libro de Judith Butler, el amor es una violencia ética, no te comprometas demasiado… Lo que más me interesa es precisamente este aspecto traumático del amor. En este sentido, para mí el amor es siempre ético, como si tu simple vida de placeres estúpidos fuera arrancada de cuajo. Los curas inteligentes, especialmente los católicos, conocían esto muy bien y sabían cómo manipularlo. Sus mensajes no consistían en decir no disfrutéis, os prohibimos esto y lo otro y cosas por el estilo, sino sé un poco más moral o bien no te tomes el amor tan seriamente con el fin de evitar su aspecto más traumático. Esto, que ya había sido subrayado por Lacan, es lo que siempre me ha fascinado de la tradición de la Iglesia católica. Lacan y Foucault sabían muy bien que todas esas disciplinas de control no tenían como fin tanto la prohibición de los placeres como su inducción.
Santo Tomás llegó a decir que era un pecado desear a la propia esposa. Ésa es la típica ambigüedad católica, por supuesto santo Tomás quiere decir que no debes desear a ninguna mujer, pero va más lejos. Los curas católicos han estado siempre fascinados por el hecho de que estar demasiado cerca de alguien puede llegar a ser traumático, pecaminoso. Me encanta ese conservadurismo radical que no tiene miedo de llegar hasta el límite y hace surgir la paradoja. ¿Recuerda esa clásica y maravillosa novela de Evelyn Waugh, también en la misma línea católica radical, conservadora, “Retorno a Brideshead”? En ella, a la pareja de protagonistas se le permite al final casarse, y sin embargo ¿qué hace ella? Abandona a su gran amor, le dice que no puede casarse, que sería demasiado traumático, que no sería soportable para Dios. La única manera de llegar a ser fiel a Dios es vivir una vida solitaria y promiscua, follando por ahí y por allá, porque de esa manera la protagonista siente que no traicionará a Dios. Y ése, según ella, es su deber para con la divinidad. Pero claro, eso es una locura para un católico o una católica.

MA: ¿Qué es lo que usted propone en el terreno ideológico? Usted ha dicho en su libro “Mirando al sesgo” que la fuerza de la democracia reside en su debilidad, en su imposibilidad, y que la postura del verdadero demócrata es: sé muy bien que esta forma de organización social está interferida por desequilibrios patológicos, pero de todos modos actuaré como si fuera posible. ¿Qué es lo que trata de aportar?

SŽ: No hay que tener miedo de las paradojas. Soy muy franco a este respecto, cuando la gente me pregunta: “¿Qué debemos hacer?”, respondo que no lo sé. Es mucho más modesto lo que trato de hacer, se trata sólo de subrayar que los antagonismos, por utilizar este término rimbombante, del actual sistema global, antagonismos económicos, éticos, culturales, no podrán ser resueltos en el seno del sistema mismo. Creo que esto es lo único que podemos hacer en la época que Fukuyama ha calificado de “final de la historia”, subrayar esos antagonismos. Advertir, por ejemplo, el peligro de una desublimación represiva, lo que Adorno llamó el peligroso acuerdo entre el superego y el ello, notable en ciertas posturas aparentemente marginales, en las consecuencias de una manera determinada de interpretar a Deleuze o a Derrida, en esa voluntad de romper todos los límites. Y pienso, por ejemplo, en la locura de esas pequeñas comunidades norteamericanas políticamente correctas en las que se está discutiendo el tema de la necrofilia. De la misma manera que tú firmas un documento por el que donas tus órganos tras la muerte, también podrías firmar un documento mediante el que entregaras tu cuerpo para ser utilizado sexualmente por algún necrófilo cuando mueras, si eres joven y atractivo. El sistema permite ese tipo de discusiones. No hay que olvidar que en EE.UU. se puede utilizar la tortura con el fin de obtener información en relación con el terrorismo. Yo quiero vivir en una sociedad donde la tortura no sea posible, porque es algo totalmente inaceptable. En una sociedad en la que no se permita ni siquiera discutir el tema de si debemos o no legalizar la tortura, donde el hecho de que alguien lo proponga lo descalifique automáticamente. Esta permisividad radical del todo vale lleva a lo que pasó hace tres años en Nueva York, cuando unos círculos extremistas se dedicaban a cortar su pene por la mitad, para poder tenerlo doble, lo hicieron casi doscientas personas, imagínese los problemas para orinar, el dolor, porque el pene no se puede reconstituir…
La paradoja en esta sociedad (en la norteamericana, especialmente) es que si miras durante mucho rato a una mujer puedes ser acusado de acoso sexual. Si por ejemplo haces deconstrucción o “cultural studies” está muy bien, pero Lenin, ah, eso es tabú, puedes llegar a desaparecer de las librerías. En relación con la democracia, he de decir que no debemos ser tan fetichistas a la hora de utilizar el término “democracia”, porque cualquier cuestionamiento de ésta puede ser fácilmente considerado como antidemocrático. La pregunta que pretendo responder en mis libros es la siguiente: ¿qué significa hoy en día la democracia?, ¿cómo funciona? No debemos tener miedo de hacer estas preguntas. Yo no estoy de acuerdo con esa idea derridiana de la “democracia por venir”, porque da la impresión de ser algo siempre inalcanzable, como si lo que tenemos de forma actual fuera un fracaso en relación con lo que podría ser. Está introduciendo una fórmula kantiana, la de la injunción ética, incondicional, aludiendo a lo que siempre está por llegar, a lo que nunca puede ser realizado. Para mí el principal problema de todo eso es que disuelve cualquier acción política en una suerte de proceso infinito que nunca se acaba ni se cumple. El problema es que Derrida y sus seguidores no han entendido algo que Trotsky tenía muy claro, y es que la revolución no significa felicidad. Debemos fijarnos en lo que está ahí presente, tenemos que actuar más sobre lo que de hecho hay y tenemos. Yo no deseo, como ellos, abandonar la noción metafísica de verdad.

MA: ¿Cuál sería en su opinión el papel del psicoanálisis en nuestros días? ¿Cómo puede ayudarnos a comprender el terrible malestar político que nos envuelve a un nivel planetario? Bosnia, Torres Gemelas, África, Iraq, etcétera. Sé que es una pregunta difícil de contestar brevemente, se halla en sus libros desde “El sublime objeto de la ideología” hasta los más recientes, pero quizá podría explicarlo…

SŽ: La primera idea que yo rechazaría rotundamente es la idea de que necesitamos el psicoanálisis clásico para analizar los así llamados “fenómenos extremos”. Mis amigos me dicen: “¡Oh, Dios mío, necesitamos el psicoanálisis para entender lo sucedido en Bosnia!”. No, en realidad, el psicoanálisis lo necesitamos en todas partes. Mi impresión es que para entender lo sucedido en la ex Yugoslavia no son suficientes los análisis políticos pasados de moda. No me gustan esas aproximaciones espontáneas en las cuales se estigmatiza algunos países en los que por haber, por ejemplo, fenómenos terroristas, se reclama el psicoanálisis. De hecho, el psicoanálisis lo necesitamos para comprender más bien qué sucede con Europa occidental en América. Yo creo que la respuesta es muy clara: una de las principales características de la historia europea en los últimos doscientos años es, para decirlo de forma simple, lo que Adorno y Horkheimer designaron como “Dialéctica de la ilustración”, es decir, ¿cómo y por qué fracasó el proyecto de liberación del hombre? Y aquí el psicoanálisis nos puede ayudar de una manera muy específica.



“Qué desesperación para conseguir gozar. Nos encontramos ante el fundamentalismo de la liberación”




domingo, 29 de mayo de 2016

XV JORNADAS ESCUELA LACANIANA DE PSICOANÁLISIS. MUJERES UN INTERROGANTE PARA EL PSICOANÁLISIS

https://elp.org.es/2016/05/5873/


Mujeres.
Un interrogante para el psicoanálisis.
 


Un lazo especial liga al psicoanálisis con las mujeres. Fueron ellas quienes le abrieron a Sigmund Freud las puertas del inconsciente y lo condujeron a la creación del psicoanálisis. Desde entonces, la pregunta freudiana “¿qué quiere la mujer?” es central para la práctica analítica.

Sobre la cuestión de la femineidad han meditado los hombres en todos los tiempos, pero no solo ellos han sudado ríos de tinta y de pasión frente a este  misterio: también a ellas les afecta.

El psicoanálisis demuestra que lo femenino, “por la naturaleza de las cosas, que es la de las palabras” , constituye el prototipo de la alteridad para todo ser hablante.   Existen “las mujeres”. Son ellas las que acuden al psicoanálisis ofreciendo una variedad de figuras, tanto más diversas cuanto que no existe la esencia que definiría lo que es “La Mujer”.

El enigma de lo femenino sigue perturbando la pretendida universalidad de los ideales y de los valores establecidos. El psicoanálisis de orientación lacaniana revela que todo intento de reducir la diversidad femenina a la totalidad de un universal, produce daños en la subjetividad y en la cultura que pueden resultar irreparables. Jacques-Alain Miller, interpretando la actualidad, ha señalado que la aspiración a la virilidad, clásicamente descrita por Freud, ha sido sustituida hoy por una aspiración a la feminidad. Este cambio no se deriva solamente del auge del feminismo o de la inclusión de las mujeres en la cultura, la economía y la política, sino que se debe, fundamentalmente, al avance de una sociedad que va acostumbrándose a la disolución de los ideales normativos, en particular de aquellos que pretenden regular las relaciones entre los sexos.

Al mismo tiempo, el odio y el repudio a las mujeres sigue vigente. El esfuerzo por frenar la violencia de género mediante campañas educativas y de prevención, no parece producir más que un registro estadístico de casos sin obtener los resultados que se esperaban. No olvidemos que hay lugares del mundo donde las mujeres son objeto de un rechazo y de una degradación culturalmente admitida en todos los niveles de la vida pública y privada.

Los cambios producidos en las sociedades contemporáneas occidentales han modificado los roles que clásicamente daban un sentido y un lugar a las mujeres.
La mujer actual puede jugar la partida de su vida en la lógica masculina, tanto en el plano erótico, como en el profesional. Sin embargo, esta estrategia tiene sus inconvenientes: cuanto más funcionan como “ellos”, más se pierden a sí mismas. La  experiencia clínica nos enseña que la separación entre amor y sexo conduce a muchas mujeres al sufrimiento, pues el amor, en sus distintas formas, sigue siéndole a la mayoría de ellas imprescindible.

Hablar-amar-gozar es la secuencia habitualmente necesaria en la vida erótica de las mujeres. Ellas pueden dirigir una y otra vez su demanda de palabras contra el muro de un partenaire hermético, o quedar deslumbradas por aquel o aquella cuyas palabras las transportan a un estado de felicidad extra-ordinario.

En el extremo,  encontramos cierta “locura” femenina derivada de la búsqueda de un amor absoluto por el que algunas estarían dispuestas a darlo todo: su dignidad, sus bienes e incluso la vida. El estrago, entendido como una devastación que no conoce límites, es el precio que esas mujeres pagan por su demanda insaciable de amor.
En síntesis: la relación entre los sexos se convierte en un asunto de discurso asegurado a perpetuidad. El deseo es una búsqueda inacabable y el amor un modo de “salvar” los escollos. En ese sentido, el presente no difiere del ayer o del mañana. La femineidad fue, es y seguirá siendo objeto de interrogación constante.

Lo novedoso es que al discurso dominante no le interesa abordar las grandes preguntas. Vivimos en el tiempo de las respuestas para todo, de las que provienen de la ciencia con su causalidad genética y neurológica, de las que nos llegan de la psicología en términos de adaptación de la conducta o de las que ofrece la técnica con su voluntad ilimitada de actuar sobre lo más íntimo de la vida humana.

Es un espejismo creer que mediante el estudio del genoma o del cerebro la verdad del ser hablante llegará a revelarse, dado que existe un límite infranqueable del que ningún saber puede dar cuenta. La mujer es uno de los nombres de este límite.  Por otra parte, constatamos la aparición de nuevos semblantes y formas inéditas de “apareamientos”: están las mujeres que se convierten en hombres, las que acceden a la maternidad mediante el esperma o el óvulo de donantes anónimos, las que se casan con otra mujer, las que están solas, las que dirigen empresas y las que hacen cuadrar ejércitos.

La clínica psicoanalítica nos demuestra que en esos laberintos existe la posibilidad de que una mujer pueda encontrar su propia solución. Se trata de orientarse según el modo singular de goce de cada cual y darle la dignidad que merece.
           
Jacques Lacan nos invita a dejarnos interrogar por lo femenino, a sabiendas de que nunca podrá ser dicho en su totalidad, lo que no impide que el discurso analítico pueda proporcionar algunas referencias sobre las mujeres, una por una.

Sáez Aguado defiende la coexistencia del psicoanálisis y la psiquiatría clínica moderna en el Sacyl


  • El consejero de Sanidad reconoció que hay muchos representantes de La Otra Psiquiatría en Castilla y León, de los que muchos de ellos ejercen en la red pública y están cómodos con el sistema


Ical - viernes, 13 de mayo de 2016

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, defendió en Valladolid durante la inauguración de las XIII Jornadas de la La Otra Psiquiatría la coexistencia del psicoanálisis, más centrado en el paciente, con la psiquiatría moderna en la organización de la Salud Mental del Servicio Público de Sanidad de Castilla y León (Sacyl). "Tenemos un sistema que facilita el componente profesional con diferentes orientaciones porque los aspectos más somáticos y biológicos deben ser compatibles con los psicológicos", apuntó.

En ese sentido, Sáez Aguado reconoció que hay muchos representantes de La Otra Psiquiatría en Castilla y León, de los que muchos de ellos ejercen en la red pública y están cómodos con el sistema.

El consejero apuntó que La Otra psiquiatría es un movimiento "interesante" que no forma parte del discurso hegemónico de la psicología y psiquiatría clínica ya que su "centro de atención" son los pacientes más que la enfermedad en sí.
No en vano, recordó que estos profesionales apuestan por el contacto clínico con los enfermos y no solo por los diagnósticos y los tratamientos, tal y como propugna la psicología clásica y el psicoanálisis. A su juicio, es una práctica "muy higiénica" para la atención a la Salud Mental.

Además, destacó que es un movimiento preocupado por la formación de residentes en Psiquiatría y Psicología Clínica y es algo que valoró al considerar que es un "muy buen complemento" para los profesionales. Y que, precisamente, una parte importante de esos profesionales que apoyan La Otra psiquiatría provenga de Castilla y León, en concreto de Valladolid.
Uno de ellos es el especialista en Psicología Clínica del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, José María Álvarez, que apuntó que La Otra psiquiatría es un movimiento no hegemónico pese a representar los valores de la "auténtica clínica" psicológica y psiquiátrica frente a la "psiquiatría oficial que no nos interesa".

Álvarez, que también es organizador de las jornadas que tienen hasta este sábado en Valladolid, manifestó que con el tiempo habrá un giro entre ambas prácticas. Sobre todo, una vez que la psiquiatría hegemónica "con todo el poder del mercado, los laboratorios y las cátedras universitarios se acabe aburriendo de sí misma".

En ese sentido, aseguró que se trata de un discurso "repetitivo" que no atrae a los residentes que acuden a formarse en Psiquiatría y Psicología Clínica en los hospitales. En su opinión, "todo lo que van a hacer en su vida profesional lo aprenden en unos meses con unas recetas y unas técnicas, por lo que se sienten estafados al ser una especialidad plana".
Este especialista en Psicología Clínica reconoció que el movimiento que defienden tiene un recorrido lento, por lo que habrá que esperar a que esta tesis llegue a las facultades de Medicina. "A lo largo de la historia de la clínica siempre ha habido un movimiento pendular que va de lo psíquico a lo somático y ahora estamos en el momento más alto de lo somático, del cerebro y la neurofisiología que llegará su desgaste", aseveró.


Uso de medicamentos

José María Álvarez reconoció la necesidad de utilizar los fármacos para el tratamiento de los enfermos que atienden los servicios públicos de salud. Eso sí, no los consideró "prioritarios" porque abogó por mejorar la relación con los pacientes para "conocer su sufrimiento" o los tipos de dispositivos asistenciales.
"Eso es mucho más terapéutico que dispensar medicamentos porque la solución farmacológica se convierte al final en un problema más", sentenció. También, declaró que el facultativo "siente gran poder" al administrar tratamientos, recomendaciones o dar bajas o ingresos pero, a su juicio, es un "títere en manos de una ideología pseudocientífica y de unas grandes corporaciones de laboratorios que usan al médico para extender el comercio de los medicamentos".

domingo, 14 de febrero de 2016

XVI Conversación Clínica del ICF

XVI Conversación Clínica del ICF: Barcelona, 5 y 6 de marzo 2016 La protesta viril es unisex Con la participación de Jacques-Alain Miller Coordinación: Mercedes de Francisco y Antoni Vicens Más información: ccbcn.info El término “protesta viril o masculina” fue introducido por Alfred Adler en el artículo…

domingo, 9 de noviembre de 2014

Para Todos La 2 - Debate: El suicidio (24 sep 2014)

Se habla muy poco sobre el suicidio. Pretendemos acercarnos a este fenómeno desde un punto de vista filosófico, y no sanitario ni preventivo. Coloquio entre Kepa Matilla, psicólogo clínico y psicoanalista; Berta Meneses, química, teóloga y maestra zen; Carmen González Marín, filósofa y profesora de Filosofía Moral de la Universidad Carlos III; y Jorge de los Santos, Artista plástico. Para Todos La 2 - Debate: El suicidio (24 de septiembre de 2014)